Con el objetivo de identificar las prioridades de intervención del Grupo, los temas sobre los que profundizar la divulgación y las actividades dirigidas a ampliar la participación de las partes interesadas, Enel puso en marcha en 2012, consolidándolo en el tiempo, un análisis de prioridades (llamado “materiality analysis”).

La metodología ha sido desarrollada teniendo en cuenta las directrices de numerosos estándares internacionales, como el Global Reporting Initiative (GRI), los principios de la Communication on Progress (COP) del Pacto Mundial de la ONU, el modelo del IIRC (International Integrated Reporting Council) y el SDG Compass, que ayuda las empresas a adecuar sus estrategias a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (Sustainable Development Goals).

El objetivo del análisis es identificar y evaluar las temáticas de mayor prioridad para las partes interesadas, combinándolas con la estrategia industrial y las prioridades de acción del Grupo.

Dicha metodología sienta las bases para la identificación de las temáticas sobre las que planificar e informar acerca de las actividades de sostenibilidad.

Las temáticas, clasificadas en temas de negocios y gobernanza, asuntos sociales y medioambientales, han sido evaluadas en base a la prioridad que les han atribuido las partes interesadas y la empresa. 

El resultado del análisis de las prioridades está resumido en la llamada matriz de las prioridades (o matriz de materialidad), en la que se recogen las siguientes informaciones:

  • en el eje horizontal, la prioridad que las partes interesadas, distinguidas según su importancia, atribuyen a las diferentes temáticas. En la parte derecha de la matriz aparecen, por lo tanto, los temas que según las partes interesadas requieren de compromiso por parte del Grupo en términos de mayores inversiones, refuerzo de las prácticas y sistemas de gestión existentes, formalización de compromisos y políticas claras;
  • en el eje vertical, los temas en los que Enel pretende centrar sus esfuerzos, con su relativo nivel de prioridad, teniendo en cuenta también las inversiones previstas, los compromisos ya asumidos, los posibles impactos generados y sufridos y las temáticas incluidas en el Plan Estratégico del Grupo. En la parte alta de la matriz están, en consecuencia, los temas de los objetivos estratégicos del Grupo, a los que dedicar alto compromiso en los próximos años.


La matriz global del Grupo tiene en cuenta las contribuciones de las principales sociedades que participan en el proceso, de acuerdo con su relevancia, en comparación con el tipo de negocio en el que operan.

La visión conjunta de las dos perspectivas permite identificar los temas de mayor importancia tanto para la Empresa como para las partes interesadas (los llamados temas materiales) y  averiguar el nivel de “ajuste” o “desajuste” entre expectativas externas e importancia interna de dichas temáticas.

Sobre la base de los resultados del análisis, vienen también definidos los temas para la redacción de la Declaración consolidada de carácter no financiero y del Balance de Sostenibilidad, y son fijados los objetivos, desafiantes y  compartidos, incluidos en el Plan Estratégico 2018-2020 y en el Plan de Sostenibilidad 2018-2020, a cuyo alcance contribuyen las actividades y proyectos referentes a diversas Funciones y Líneas de Negocio del Grupo.

Para saber más, descarga el Informe de Sostenibilidad 2017.